COMO INTERPRETAR LA SONDA NÁUTICA

0

El artículo de hoy es una iniciación al uso e interpretación de la sonda. Lo más básico para empezar a usarla. En el próximo artículo entraremos en un manejo más exhaustivo, con diferentes opciones como son las pantallas partidas, con zooms de fondo por ejemplo, dobles frecuencias, usos de otro tipo de sondas como Sidescan/downscan… Hoy empezaremos por una imagen sencilla, e intentar entender qué vemos y qué ocurre (y cómo lo podemos mejorar)

A muchos nos ha pasado que una vez nos hemos hecho con la sonda, e instalado la misma, llega el problema de que no sabemos nada más allá de ver a qué fondo estamos, o la temperatura del agua. A veces incluso llegamos a intuir que hay peces porque nos sale el simbolito de los mismos en la pantalla.

Sin pretender llegar más allá de ver las cosas más sencillas, intentaremos a través de unas imágenes, entender un poco más estos aparatos.

Lo primero que debemos saber es qué es una sonda y como funciona. En realidad es muy sencillo, consiste en un equipo formado por un display, una electrónica y un transductor.

Display: Es la pantalla. En ella se representará lo que recibe el transductor y codificó la parte electrónica.

Sonda

Electrónica: interpreta los datos recibidos por el transductor.
Transductor: Emite y recibe impulsos a una frecuencia determinada. Los emite, éstos rebotan en el fondo u otros obstáculos y vuelven al transductor.

Una vez emitidos los ecos, se propagan por el medio líquido y rebotan ante los obstáculos que encuentren a su paso. Dependiendo si son más o menos consistentes, el eco de vuelta también lo será. Así es sencillo entender que por ejemplo el eco que rebote en un pez tendrá menos intensidad que el que lo haga en una piedra, por ejemplo. Además, por el movimiento del barco y las características propias de las sondas, la imagen del eco de un pez es típica (como un arco con las puntas hacia abajo), siempre y cuando la pantalla tenga suficiente definición y esté a poco fondo. A medida que lo detectemos a más fondo irá convirtiéndose en un punto aislado (de ahí la importancia de la función zoom y el tamaño de la pantalla de la sonda)

También podemos deducir que el eco que producirá un fondo de piedra será mucho más intenso que si es de arena, o de fango. O Incluso que las zonas de rocas rotas, bolos y agujeros también ofrecerán ecos característicos.
Los bancos de pescado o algas se distinguen fácilmente. E incluso las termoclinas, al tener diferente densidad una capa de agua con distinta temperatura de otra, o cuando tienen distinta salinidad.
Como vemos, si nosotros sabemos, la sonda es la adecuada, y una buena instalación, las posibilidades son muchas.

Una característica importante de la sonda es la frecuencia en la que emite, y el ángulo.  Cuanto MENOR  sea la frecuencia más penetrará, mayores profundidades alcanza aunque ofrece menos definición y discriminación de blancos. Obtendremos peor definición de los peces y será más complicado separarlos entre si. Las frecuencias altas ofrecen más definición y discriminación de blancos. El ángulo indica justamente lo que nos cubrirá del fondo cada sonda. Cuanto más ángulo, mayor zona, y cuanto menos ángulo, menor zona. Así, si pretendemos barrer más zona, a poco fondo, una frecuencia alta, y con ángulo. Aunque nos penaliza en la detección de peces (sobre todo en el fondo, en la columna de agua no habrá mayores problemas)

Como resumen, se puede decir que para sondear en poco fondo, se usarán frecuencias más altas (83Kzh-200Khz) con ángulos más abiertos. En aguas más profundas (se suele decir que a más de 100m) un 50Khz-200Khz. Hay que tener en cuenta que el ángulo no siempre va relacionado con la frecuencia, si no con el tipo de transductor. Pueden ser dos transductores de 50Khz y con ángulos diferentes

Otro factor a tener en cuenta es la potencia de la sonda. Cuanta más potencia, mejor sondeo y más fondo puede alcanzar. Aunque hoy en día con diferentes técnicas hay marcas que consiguen con mucha menos potencia teórica resultados equivalentes a otras más potentes. Pero eso lo veremos en el siguiente artículo.

Como hemos visto cualquier obstáculo produce un eco, más o menos intenso. Para poder eliminar ecos que no deseemos, por ejemplo con agua muy sucia (pantanos, desembocaduras de ríos con crecidas…), disponemos de un ajuste, la ganancia. Le podemos dar más o menos, y lo que se consigue es eliminar algunos ecos, o hacer otros más visibles. Es un ajuste muy importante, y especialmente útil poder manejarlo rápidamente.

Cuanto mayor sea la pantalla, y su definición, más sencillo es el uso. Por supuesto ya ni vamos a hablar de equipos monocromo, en blanco y negro o escalas de grises. Hoy en día todo es color, y nos centraremos en ellas (mucho más cómodas y exactas).

La definición de una pantalla hace referencia a la capacidad de mostrar un punto, y el tamaño del mismo. Por ejemplo dos pantallas con el mismo tamaño, por ejemplo 5″, y una con el doble de definición de la otra, el pixel o punto, será mucho más pequeño en la de más definición. Es decir, una imagen será más clara, y los ecos mostrados más claros y con mejor forma. Cuanto mayor sea el fondo al que vayamos a sondear, más notaremos las diferencias en tamaño y definición.

Por supuesto, los equipos deben ser estancos, y soportar el agua salada.

Ahora vamos a centrarnos en varias imágenes, y ver qué nos dice cada una. Porque por mucha teoría que tengamos, sin casos prácticos no podemos hacernos una idea.

En pesca lo interesante es poder interpretar cómo es el fondo, si roca, arena… Su forma, dónde hay bajos, elevaciones o pozos, y cuando son rocas rotas, bolos, fondo liso… Igualmente detectar los peces, ya sea sobre el fondo, a medias aguas o en superficie. Con la experiencia y el tipo de imagen que tengamos podremos hacernos una idea bastante exacta del fondo y de los peces, llegando a interpretar también especies.

En esta imagen podemos ver un cabezo a la derecha de la imagen. La línea de fondo sube de forma brusca, y vuelve a caer. Al final de la imagen hay otra elevación. Antes de ese cabezo dos pequeñas elevaciones también. En la parte superior del cabezo un banco de peces, que se distingue claramente con esa forma curvada y en tonos más claros. Y antes aún otras manchas características, de piedras rotas y bolos, con algunos peces entre y sobre ellas. En la imagen de la derecha, con el downscan, aunque ya es a bastante fondo, podemos distinguir lo mismo. Gracias a las dos imágenes obtenemos una imagen más clara de lo que hay en el fondo. El downscan es especialmente efectivo para distinguir los peces.

Zoom

En esta imagen tenemos un zoom de la anterior, referida a la zona del cabezo. Vemos mucho más claramente los peces en la parte superior del cabezo. A la caída de la derecha esas manchas rojas más claras con ciertos tonos azules más peces. Los distinguimos del fondo, cuando están casi pegados, por la diferencia de tonalidad. Lo que representa un eco más débil. No vamos a hablar de colores porque se puede cambiar la paleta en la sonda, y así que cada color indique una cosa. Lo que debemos mirar es el tono del eco más fuerte (en este caso el marrón oscuro) que irá clareando a rojos y naranjas, amarillos…

Aquí tenemos otra imagen en la que se distinguen perfectamente las cosas. El fondo bien definido, en marrón. Se pueden ver los picos y elevaciones. Y sobre el, en tonos naranjas y amarillos tenemos rocas, bolos y agujeros. Con peces por encima. Los peces los vemos muy bien con los tonos azulados. Si el fondo es liso, como sucede en otra imagen, no hay “cosas raras”, está el fondo y poco más, algún pez. Cuando son zonas de rotos y piedras nos salen estas imágenes. Estos puntos serán de máximo interés, pues suelen ser los más propicios para que haya pesca. Un poco por encima, a medias aguas, podemos ver ecos de peces. Estas imágenes están sacadas de fondos de entre 50-70m para que nos hagamos una idea del tamaño de esos desprendimientos.

Otra imagen más en la que podemos ver un poco de todo. Grandes bancos de peces con ecos muy fuertes, con tonos amarillos y rojos, a medias aguas. Y después otra zona con rocas y bolos, y mucha vide en el medio, en el lateral izqdo de la imagen. En la parte central otra zona de rocas rotas, y hacia la derecha otra, aunque con menos vida. El downscan, que es la imagen de la derecha nos confirma estos datos, marcando bien los peces, y esas barras de punta en la zona de la izqda de rocas rotas y peces.

Ganancia1

En momentos que podamos tener dudas, jugar con la ganancia nos puede aclarar lo que hay en el fondo. En la imagen superior tenemos un pantallazo con mucha ganancia. Se la hemos subido y vemos como el fondo se nos llena de ruido. Pero los ecos se refuerzan. En los fondos ecos más difusos pasan a tener tonalidades amarillas que nos desvelan rocas y peces. También la vida que hay a ambos lados del cabezo queda mucho más visible. Sin embargo perderíamos información sobre las capas medias de agua.

En la imagen de abajo, es todo lo contrario. El mismo punto pero con muy poca sensibilidad:

Los peces se hacen menos visibles en las caídas. Aunque tenemos información de la columna de agua. Este ajuste es importante sobre todo cuando está el agua sucia, o muy clara. Cuando hay algas… jugando con la sensibilidad podremos tener siempre una imagen adecuada. Y en los momentos que necesitemos interpretar algo con más claridad, jugando con ella, y con el zoom, seremos capaces de distinguir cosas que con la sensibilidad en automático, o mal regulada, no podríamos.

En esta última imagen vemos un fondo liso. No hay nada, es un fondo de arena en el que las ondulaciones presentes son producidas por el oleaje en superficie (el sondeo se hizo casi en parado, dejándose derivar). Al principio de la imagen, a la izqda hay una zona con bolos, marcada como vimos antes. Por el medio es fondo liso, con algún banco de peces por el medio y al final ya un bajo. Una elevación grande. Las manchas verticales, como cortinas, son producidas por ruido en el transductor, al acelerar (estaba un poco flojo el transductor, por un mal montaje) En el bajo hay alguna mancha de peces.

Como vemos, una primera interpretación de la sonda, es sencilla. Para lo más habitual, sin ir más allá de detectar cabezos, buenas piedras sueltas y peces, no necesitamos mucho más de lo que hemos visto.

Como resumen:

  • Línea de fondo, color oscuro y continua. Nos indica el límite del fondo.
  • Piedras sobre el fondo. Cambia la tonalidad, con esos manchones que vemos rojizos en las imágenes (el color depende de la paleta de colores que tengamos o que ofrezca la sonda)
  • Peces, arcos característicos (los veremos en detalle en el próximo artículo) y sobre todo bancos, tanto a medias aguas como en el fondo.

Por desgracia en las fechas en las que estamos no hay algas. En cuanto salgan más hacia el verano completaremos el artículo con ellas. Nos harán mucho más complicado detectar peces en el fondo.