Ninfa a principios de temporada

0
273

NINFA A PRINCIPIOS DE TEMPORADA

Como siempre, según empieza la temporada tenemos mono de pesca. Este año no iba a ser menos, así que me decidí a dedicarle un poco a la ninfa. Unos cuantos perdigones, entre los que destacó sobre manera el pequeño cobre (negro, con anillado cobre y cabeza cobre)

Aproveché que el río empezó a bajar algo tras unos días sin llover y fui para el agua.

La caña de 9 pies y línea del 4, con un bajo monofilamento, terminando en un skyline de  0,14 (fluorocarbono). No hace falta demasiada presentación, así que bajar más el diámetro es tontería.

Este río que pesqué destaca por la cantidad de pequeños salmones (esguines) y alguna buena trucha por el medio. Y justo vamos a por estas piezas. Los salmones buenos empezarán a entrar un poco más adelante. De momento toca truchas.

Pesqué con dos ninfas, el perdigón del que ya hablé y después variando un poco. A veces con otro perdigón igual, otras probé ninfas más clásicas… aunque sin duda la más efectiva la primera. Al bajar de caudal el río se complica algo más la pesca, pues hay menos fondo y alguillas, con lo cual se lia un poco más.

Aun así, uno de esos días que se disfruta pescando. Numerosas picadas, pero sobre todo esguines, que al montar anzuelos sin muerte volvieron al río sin ningún tipo de problema. Pero pronto empezó a salir alguna buena trucha. Sobre todo efectivas las corrientes medias, con algo de profundidad. A estas alturas de la temporada sin duda la mejor opción. Aunque también salió alguna de las corrientes fuertes y más bajas.

El río se hace algo complicado por veces. Los bordes llenos de maleza, sobre todo zarzas y espinos, que al mínimo roce ya se enredan. Únicamente un par de horas de pesca, para abrir boca.

Alguna picada casi imperceptible, no comían bien. Y las capturas, todas por la punta del morro, ni una sola tragó en condiciones. Tal como llegaban a las manos, volvieron para el agua. Pero también habrá que disfrutar alguna, así que decidí que un par de ellas se tenían que venir para casa.

Llegué a un punto de una corriente media, larga, con bastante fondo. Se intuían por el medio algunas piedras más altas, formando refugios perfectos para que alguna buena pieza estuviese apostada detrás. Y así fue. Segundo lance, las ninfas empiezas a derivar un poco más arriba y al llegar al punto el indicador ya se hunde. Clavo y la línea se tensa. Una trucha bonita, cerca de 30cm le calculo. Empieza la lucha y tras un poco ya está junto a mí. La primera para el cesto.

Continúo pescando esa corriente y salen un par de esguines. Pero al llegar a la cabecera, una nueva picada, parece buena. Un minuto de lucha más o menos, disfrutando la captura y compruebo que es un poco más que la anterior, aunque no mucho.

Para matar el mono fue suficiente. Así que nos retiramos y lo dejamos para el siguiente día, que habrá que volver.

Link en el foro por si alguien quiere preguntar o comentar: