PESCA AL AGUJERO

0

Como su nombre indica la pesca al agujero consiste en mirar aquellos puntos en los que pensemos que puede haber un pez. Grietas, bolos grandes… cualquier punto puede ser bueno. Y cada especie prefiere unos u otros.

Para esta pesca es imprescindible el uso de la linterna para iluminar el interior. Aunque siempre que podamos debemos evitar iluminar si se puede ver, aunque sea poco, sin ella. Pues la luz artificial asusta bastante a los peces. Si metiendo la cabeza y acostumbrando la vista nos llega para distinguir la pieza, estará mucho más tranquila y será más sencillo dispararle que si encendemos la luz. La que es muy blanca (con una temperatura de color alta, 5500ºk es la del sol) los asusta incluso más. Por eso las linternas led nuevas en general asustan algo más que las antiguas halógenas, con una temperatura más baja. Además de por su mayor potencia generalmente. Como decimos, si a contraluz podemos distinguir algo, mejor que iluminar. Para ello a veces será necesario esperar un poco a que los ojos se acostumbren al cambio.

En muchas ocasiones será sencillo saber qué agujeros son buenos o tienen pescado, porque los vemos entrar o hay más por los alrededores. Es el caso de sargos en las habituales sargueras, con ejemplares por el exterior y otros dentro (habitualmente los más grandes) La lubina en época de freza igual, o en verano descansando grandes ejemplares. Los pintos también. Una especie que casi siempre está en agujero es el congrio. Y sus cuevas muchas veces son sencillas de distinguir. Además, cuando en un agujero hay un congrio, si se le mata, en poco tiempo suele volver otro a ocuparlo. Lo mismo ocurre con piedras buenas de otras especies. Sean sargueras, de lubina o pinto. Estos puntos hay que cuidarlos, no pescarlos en exceso pues dejarían de ser buenos. Si a una piedra buena le vamos constantemente, llega un momento que el pescado ya no entra a ella.

Para esta pesca lo ideal serán fusiles cortos. 75cm o incluso menos dependiendo del tamaño del agujero. Un desenrocavarillas es importante para perder la mínima cantidad. Las varillas mejor algo más gruesas para aguantar más. Por ejemplo en 6,5mm o 7mm(para otras pescas usaremos en 6 o 6,25) El uso de la fítora evita enroques, aunque estropea más el pescado. En competición se usa bastante. La goma aquí no hace falta que sea tan progresiva ni rápida.

Conviene tener claro que es una pesca en la que se estropean bastante las varillas. Puntas romas al golpear bastante con la roca o dobladas. Para evitar en la medida de lo posible estos daños debemos usar una potencia de gomas adecuada. De nada nos vale una goma muy potente si vamos a hacer tiros cortos, dentro de un agujero. Lo justo para atravesar el pescado. Cuanta más potencia, más estropeamos las varillas. Salvo en los casos en que se puede ir en busca de peces muy grandes, como son grandes congrios, robalos, o en otras aguas los meros.

En caso de un enroque de una varilla, si tiramos con la mano tendremos mucho cuidado de no hacerlo hacia los lados, pues doblaremos la varilla y quedará, normalmente, inservible. Si disponemos de un desenrocador de varillas, mejor. Con el saldrá la varilla, o en el peor de los casos romperemos la aletilla y podremos recuperar la varilla. Su uso es enganchándolo en la muesca donde encaja en el gatillo y girando. Como dijimos antes, no tiraremos hacia los lados.

Debemos también evitar tirar del hilo, pues podemos acabar cortándolo.

La pesca al agujero es sencilla y proporciona muy buenas piezas. Una técnica especialmente útil cuando empezamos, o en épocas de freza.

SHARE
Previous articlePESCA AL ACECHO
Next articlePesca entre el alga