PESCA DEL CALAMAR CON EMBARCACIÓN FONDEADA

0

PESCA DE CALAMARES CON EMBARCACIÓN FONDEADA

Hemos visto la pesca del calamar de una forma general. En este artículo vamos a verla desde un punto de vista más específico, la pesca con embarcación fondeada.

Es uno de los métodos más usados por esta zona, entre otros motivos porque suele asegurar piezas al ser un punto “que si los hay picarán”. Para embarcaciones grandes, cabinadas, o con mucha obra muerta no supone un impedimento el viento, que las abata a demasiada velocidad si están a la deriva. Una vez fondeados, en una embarcación algo grande, aguanta bien el mar y el viento, aparte de estar protegidos en la popa.

Para este tipo de pesca es imprescindible conocer marcas de pesca. Aquellos puntos que suelen ser efectivos. Una vez localizados, es importante el fondeo en sí. Debemos pensar que sobre un fondo de 40 o 50m, incluso más, hay que largar bastante cabo para que el fondeo agarre. Esto supone un radio importante. Lo podemos ver en la imagen, que desde el punto en el que se sitúa el ancla o rezón, podremos bornear en un radio grande dependiendo del viento y corrientes.

Por ello, para fondear correctamente debemos controlar de dónde viene el viento, y la corriente. Comprobar cómo actúan sobre la embarcación (la dirección en la que nos mueven) y a partir de eso calcular el cabo de deberemos soltar. Así, dejaremos caer el fondeo más adelante del punto, y que viento y corriente nos lleven para quedar justo encima del punto. Si no lo hacemos bien acabaremos situados lejos de la zona. Esto es aplicable a todas las pescas que se hagan fondeadas, y tratamos el tema más extensamente en otro artículo.

En este enlace accedemos al artículo de cómo fondear correctamente

Los puntos que debemos buscar habitualmente son los veriles. Las caídas de zonas de menos a más fondo, cuanto más verticales mejor. En las primeras y últimas horas incluso en las partes más elevadas. Aunque en la pesca fondeada jugamos un poco a esperar a que pase la mancha de calamares por donde estamos. Es en la pesca a la deriva en la que los buscaremos más. Aún así, cuando lleguemos a la zona, con la sonda, comprobaremos los puntos en los que hay movimiento de pescado.

El artículo de introducción al uso de la sonda puede ser útil

En cuanto a aparejos, personalmente no me complico mucho. Pondremos los que más usamos, aunque hay tantas variedades casi cómo pescadores. En nuestra experiencia todos funcionan, lo importante es utilizar el plomo adecuado.

Tenemos más extenso este artículo para tratar el tema:

Aparejos y montaje para la pesca del calamar

El plomo dependerá de los gustos cuando no hay mucha corriente. Hay gente que le gusta pescar con mucho plomo, a mí personalmente me gusta pescar con el mínimo posible. Para hacernos una idea, en condiciones de poca o nula corriente, suelo usar aproximadamente 1gr por cada metro de fondo. En fondos de 40-50m un plomo de 50gr (para no eternizarnos mientras llega al fondo) 70-80gr funcionará exactamente igual. Es cuestión de gustos. A medida que aumente la corriente debemos aumentar plomo para que no forme mucho ángulo la línea, y los señuelos trabajen peor. Llegando a 130-150gr e incluso más. Cuando más plomo usemos, menos sensibilidad a las picadas (y más hay que tirar para subir)
Si usamos potera hay que tener en cuenta que hace algo más de vela que un plomo liso, por la corona de pinchos.

Las líneas, como ya dijimos en el capítulo genérico, si es con carrete un trenzado, un 0,20 sobra, y la corriente no ejerce tanta fuerza sobre él. Si es a mano, un 0,70.

En los señuelos tengo dos preferencias, dependiendo del aparejo que monte y de lo que lo atienda. Vamos a partir de la base de dos tipos de “pajaritos”, los que tienen plomo, que hace que se hundan de la cabeza, y los que son  neutros en el agua, manteniéndose horizontales y sin flotar ni hundirse apenas.
En los aparejos que monto un plomo, y a continuación un pajarito, prefiero usar los que tienen plomo en la cabeza (los usados para pesca con caña). Esto nos obliga a estar trabajándolos seguido, pero da mucha sensación de vida, con el cebo cabeceando seguido. En caso de dejarlo sin movimiento, quedará caído de cabeza.

éste es un ejemplo de neutro, no se hunde ni flota, se mantiene vertical:

Aquí vemos otro con el plomo. Se hunde de cabeza. Pueden estar plomados y no verse en el exterior, si no tenerlo dentro:


En los aparejos que monto una derivación o directamente sobre el ojal, prefiero los neutros.

Con corriente que ya la misma tira del señuelo, prefiero los neutros. Aunque como todo, son gustos personales y otro puede decir lo contrario. Lo que aseguro es que estos aparejos son efectivos (quizá otros lo sean más, pero estos no van mal)

Es importante que la línea que vaya después del plomo sea algo menos resistente que la principal, para en caso de perder el aparejo, perdamos lo mínimo posible. En las derivaciones. Y la potera, siempre unida a un tramo que aguante menos. no es lo mismo dejar una potera en el fondo, que un aparejo entero de varios señuelos.

Algo a tener en cuenta es no dejar caer en vertical, pegados a la embarcación, las líneas. Es más sencillo que se puedan liar sobre sí mismas. Intentaremos largarlas un poco alejadas.

Siempre hay que controlar los aparejos para detectar posibles picadas. De no hacerlo perderemos piezas. Aquí ayuda el uso de cañas, que “chivan” cuando alguno nos entra. En cuanto al movimiento, el propio balanceo del barco lo hace. Y cuanta más mar tengamos, más movimiento.

Si usamos líneas de mano, debemos estar continuamente controlándolas.
La pesca fondeados tiene la ventaja de perder muy pocos aparejos. Al no moverse la embarcación no variamos la profundidad, y el plomo no se enroca ni engancha. Tampoco corremos el riesgo de ir derivando y enganchar en un aparejo profesional sin señalizar, o uno abandonado.

En la acción de pesca, cuando notamos una picada debemos levantar la captura sin prisa pero sin pausa. Cuando son de buen tamaño no dudemos en dejarles algo de línea, escapar un poco, para evitar que desgarren. El calamar tiene una carne débil, si tiramos a lo bruto es fácil que lo perdamos. Sin embargo, siempre tiran en contra, no es tan sencillo que se suelten, por eso una recogida calmada nos hará perder pocas piezas. Y en los momentos de mayor lucha, dejarles un poco de margen.

Cuando llegan a superficie, cerca de la barca, suelen tener unos últimos arreones con los que hay que tener cuidado, justo antes de agarrarlos o meterlos en la sacadera.

No debemos desesperar, algunos días pasan horas sin picar, y de repente llegan todos. En estos momentos de apuro hay que mantener la calma, asegurar los que nos parezcan más grandes cuando pican en líneas diferentes, y evitar líos. Es bueno tener alguna línea de repuesto preparada, u otra caña, para en caso de que un aparejo quede inservible o nos lleve tiempo desenredarlo, lo dejamos apartado y usamos otro.

Gracias a la experiencia, y sondear un poco antes de fondear, podremos encontrar los mejores puntos. A veces están en los veriles, a veces más en los cabezos o incluso en plena plataforma plana. No hay una ciencia exacta.

En cuanto a buenas zonas, siempre se dice que cuando se vean unas cuantas embarcaciones a los calamares fondeadas cerca, es una buena zona. Sólo tendremos que sondear para encontrar los mejores puntos, veriles, o los grupos de calamares.

Síguenos!

2,102FansLike
188FollowersFollow
23FollowersFollow
1,685SubscribersSubscribe

MOST POPULAR

HOT NEWS

Latest article

Primer día de la temporada 2018

ESTRENO TEMPORADA 2018 Al final he tenido que esperar a mediados de mayo para poder estrenar la temporada en condiciones. Aunque me había echado un...
video

Los últimos robalos 2017