Pesca del Calamar

0
2405

PESCA DEL CALAMAR: GENERAL

La pesca del calamar es una pesca sencilla. La podemos practicar desde embarcación o desde costa (puertos, escolleras…)
Distinguiremos esta pesca a la del chipirón, más pequeños, que trataremos en otros reportajes.
La pesca con embarcación es sin duda más efectiva y en la que se consiguen los mayores ejemplares, pero en ciertas épocas y situaciones la pesca desde costa, en puertos, puede ser muy productiva, sobre todo con calamares más pequeños y chipirones.


En cuanto a embarcación, personalmente la pesca a deriva nos parece más efectiva, aunque con mayor riesgo de perder aparejos. Además hay que moverse bastante y estar muy pendiente de la sonda. La pesca fondeado es más tranquila. Veremos las dos en detalle.
Si hay calamares lo habitual es que todo el mundo los pesque. Es una técnica sencilla en la que, cuando quieren comer no hay que hacer nada. Y cuando no quieren (o no los hay) ya podemos ponernos como queramos, que no se pescarán. Es una modalidad muchas veces aburrida (cuando no los hay)
Los mayores alicientes de esta especie son: la cantidad, cuando hay muchos es divertido por las numerosas picadas, o el tamaño por la lucha con calamares de cierto peso.
La técnica de pesca consistirá en dejar llegar el aparejo al fondo, o a la cota en la que se muevan los calamares, y darle sensación de vida a través de movimientos verticales.

Es importante la parte de la profundidad a la que estén los calamares, porque en ocasiones no están en el fondo, aunque la tendencia general de pescarlos es buscarlos ahí.
Los aparejos, hay diferentes tipos:

  • Un plomo y a continuación un trozo de línea y un señuelo. El plomo debe llevar un giratorio.
  • un plomo al final y antes de él señuelos (uno, dos o más) Las derivaciones las podemos hacer directamente con nudo, con un giratorio de tres (llega la línea, continua la línea y en 90º para la salida al señuelo), con una perla de las usadas en surfcasting. O si no se pueden directamente montar los señuelos pasando el hilo por el ojal, y limitando el movimiento arriba y abajo con giratorios (el señuelo se moverá libre por la línea)
  • Un plomo y después línea y señuelo. Y antes otro señuelo (mezcla entre los dos anteriores.

La línea podremos usarla con carrete o con la mano. Si es con carrete una línea lo más fina posible, lo mejor trenzados o similares, para reducir la deriva con corriente o la propia del barco, y que nos quede lo más vertical posible. Si es con la mano, una línea del 0,70, para evitar cortes y “pelucas” o líos, y si los hay que sean más sencillos de deshacer.


Los señuelos, tenemos los “pajaritos” que son como peces artificiales con unas plumas, y las poteras de toda la vida, plomos forrados con una línea de alfileres. Si pescamos con plomo renunciaremos a la potera, y si lo hacemos con potera, ésta sustituirá al plomo. En los reportajes específicos de pesca fondeada y pesca a la deriva veremos con más detalle los señuelos y montajes.
El uso de la sonda es imprescindible, gracias a ella podemos saber a qué fondo se mueven los calamares, o los peces que están cazando. También detectar elevaciones del terreno, aparejos de profesionales con los que enredarnos…

Para conocer más en detalle la sonda podemos ver el artículo de introducción a la interpretación de la sonda


Como norma general, a primera y última hora podremos encontrarlos a menos fondo (más cantidad en los cabezos) y por el medio del día a más agua. Además, en muchas ocasiones veremos que durante el día pican calamares de mayor tamaño, y en el orto/ocaso hay más picadas, de ejemplares más pequeños.
Debemos tener en cuenta que el calamar es un terrible depredador. Come cuanto más mejor y ataca a todo. Entre ellos hay canibalismo, los grandes van detrás de los pequeños para comerlos si pueden.
La mejor época es de mediados/finales de verano hasta invierno. A partir de ahí cada vez empieza a haber menos (los calamares tras desovar muchos mueren)


Vista esta introducción, entraremos en más detalle en artículos específicos.