Primer día de pesca en Irlanda

0

Primer día de pesca en Irlanda

ESTRENO EN IRLANDA

Deseando estrenar estos ríos y sus famosas truchas ya me tardaba el momento de meterme al agua. Esto se hace algo complicado por una reglamentación no muy clara, en la que los ríos son propiedad de sociedades de pesca, del estado, de particulares… con lo cual hay que mirar muy bien antes de empezar a pescar. Por suerte hay una buena web en la que explican las cosas con la suficiente claridad.

Para descubrir ésto no nos fuimos muy lejos de casa, consistía en probar simplemente. Así que nos dirigimos a un río libre. Al llegar nos encontramos con un cauce muy recto, con corriente. Y debido a lo temprano de la temporada, lleno de agua y revuelto. Vamos, lo ideal para empezar…

Se hace difícil de vadear e imposible por fuera. Así que decidimos dedicarle un rato a ninfa y otro poco a mosca ahogada, para así ir probando también un carrete y caña que queremos poner en la sección de material.

El fondo es roca rota, salvo puntos en los que se encajona sobre losas lisas, totalmente, e incluso encajonándose de tal forma que parece artificial. Y lo que más nos sorprende, la cantidad de truchas pequeñas, alevines, que vemos en algunos pozos. Recién nacidas de este año. Así, ya nos hacemos una idea de lo que podemos pescar.

Se complica mucho debido a que los márgenes están totalmente cubiertos de vegetación (espinos casi todo) y son tierras de ganadería. Vacas, ovejas… que nos impiden caminar por fuera. Además, la carretera pocas veces se acerca al agua, con lo cual hay extensiones de km en los que se hace imposible pescar si no es vadeando desde un punto anterior, muy alejado, y al terminar volver por el río.

Pero yendo a la pesca, empezamos con ninfa. Con unos perdigones pescando en tándem con seca. Pero no nos deja bien. Demasiada corriente y fondo. Así que ponemos un tándem con dos perdigones y bajo largo, fino, para que pueda profundizar bien y rápido. Las picadas no se hacen esperar. Pero muy pequeñas! Esperábamos truchas de mayor tamaño, que sin duda llegarán más adelante en la temporada, pero hoy nos tocó lidiar con truchitas, para no perder la costumbre de los ríos gallegos.

Todas al perdigón que llevamos pegado al fondo. Vamos clavando algunas. Y otras que pican y se escapan (estamos pescando con anzuelos sin muerte)

Cambiamos de punto y también de método. A mosca ahogada (con caña de spinning) Montamos un aparejo con tres ahogadas clásicas. El río se hace perfecto para este método. Con corrientes largas en las que viene trabajando todo el tiempo bien. Pero nada, ni una picada. Esto es por trabajar demasiado en la superficie y en estos puntos haber mucho fondo. Seguimos vadeando y nos encontramos unas corrientes más lentas, de poco fondo, en donde el río se hace más ancho. Y llega la picada. Esta de un tamaño algo mejor. Seguimos lanzando y alguna picada más.

Estamos ya bastante lejos del coche y debemos volver por el río, así que damos por concluida la jornada. Como primera expedición estuvo bien. Y pronto volveremos. Sobre todo esperando el verano cuando el río baje de caudal, pues seguro que dará muchas y grandes alegrías. Además, es un río en el que sube mucho reo y salmón. Aunque su pesca está prohibida (se debe devolver todo)

Pronto pondremos más noticias.

Link en el foro por si alguien quiere preguntar o comentar:

SHARE
Previous articleMala elección
Next articleY de repente… lúcios!!