Toma de contacto con Irlanda

0

TOMA DE CONTACTO

Tras unas primeras salidas nada halagüeñas, en esta empecé a ver el verdadero potencial de la pesca submarina en Irlanda.

Como me habían comentado, los fondos se transforman en este país del invierno al verano. El cambio de temperatura ha sido brutal. En un mes van casi seis grados de diferencia de temperatura. De los 8 grados de mi primera salida que os relaté aquí a los casi 14 de esta última. Y en puntos en los que no se veía ni un solo pez, ahora está plagado. Lábridos por todos lados, tantos que su pesca pierde el mérito, como veis en esta imagen.

Cuando encontramos el punto bueno, la cantidad de pescado que se ve es impresionante. Aquí había más de 20 maragotas y pintos dando vueltas alrededor de unos bolos y los abadejos por encima

Las algas lo han cubierto todo y creciendo. Se ven más abadejos y, en general, una explosión de vida que por momentos asusta. Parte de esto es la cantidad de medusas, plancton y demás bichería, que se ve reflejada perfectamente en el color del agua, un verde que, según bajamos algo, lo envuelve todo. Parecido a los afloramientos de Galicia, pero en forma de agua caliente y vida.

A no más de 12m el color verde lo inunda todo. Son aguas muy ricas en microorganismos, de ahí la cantidad de vida.

Tenemos que acostumbrarnos a las especies de aquí, Algunos peces planos “raros”, fletanes. Abadejos, muchos. Lábridos y en busca de nuevos peces.

Las corrientes por momentos brutales. En la bahía el vaciado y llenado se canaliza muy cerca de donde estamos, así que debemos calcular bien la zona a pescar. La aproximación al punto más alejado por costa, cerca de la orilla y después dejarnos venir pescando con la corriente. En caso contrario se hace imposible luchar contracorriente.

Nada más entrar una imagen curiosa de agua dulce y salada, separadas. Un pequeño pez plano y ya vamos hacia lo que debe ser bueno.

Bosque de laminaria, denso. Y en el medio cantidad de lábridos, pintos y maragotas. Muchos de buen tamaño. Por encima abadejos, sobre todo situados al abrigo de la corriente, donde el bajo cae a la arena.

Es curioso como en una zona grande, no se ve mucha vida, poca actividad, hasta que de repente la vemos toda concentrada en un punto. Un espectáculo de peces, entrando a la espera.

Da gusto poder llevarse un par de ellas para comer. Ahora las hembras están ovadas así que de vuelta para el fondo.

Hoy tocaba también pillarle la mano al nuevo fusil, el Salvimar V-Pro. Realmente poco habría que acostumbrarse, pues es prácticamente igual al anterior vodoo. el problema, que pasa siempre con las nuevas, no las llevas bien de tu mano aún. Y a este se me olvidó quitarle el seguro. Así, la primera pieza que me entra, un buen abadejo, lo fallo por culpa de estar puesto, lo vemos en el vídeo. Pero no pasa nada, se veía pescado.

Seguimos haciendo alguna picada, estudiando el terreno.

Matamos dos piezas, dos abadejos bonitos, rondando los 2kg. Y un pinto. Suficiente para la cena de un par de días. Así que ahora toca la delicatesen. Vamos comprobando las centollas, cuáles están mejor. Las hembras ahora mismo con huevas, así que las devolvemos, y nos quedamos con dos machos. Está terminando ya la época. Les falta algo de carne pero aún están buenas. En un mes ya habrá que dejarlas hasta la próxima temporada.

Un abadejo, de un tamaño ya bastante bonito

Y entre tanto, medusas. Muchas, muchísimas, de diferentes tamaños y colores. En el vídeo puse las que tienen mala pinta. No me imagino lo que debe ser subir a superficie y comerte una de esas…

Las medusas, muchas y con pinta de “mala leche”, esos tentáculos finos son un peligro

La salida, con mi amigo Pavol, debía ser corta, así que ya con el mono quitado volvemos para tierra. A partir de ahora empieza lo bueno. Deberemos buscar puntos más “radicales”, con más fondo y mar abierto, a ver si damos con los grandes bancos de robalo (en veda hasta dentro de quince días) y abadejos de casi dos cifras.

Por supuesto, os iré contando.

Aquí teneis el vídeo de esta primera toma de contacto:

Abrimos un hilo en el foro para cualquier comentario:

SHARE
Previous articleThe winter is coming
Next articleBuscando abadejos