Buscando abadejos

0

BUSCANDO ABADEJOS

En esta ocasión quedamos un grupo de pescasubs en una zona para hacer un documental de pesca submarina. La zona elegida fue en el oeste de Irlanda. Un punto realmente espectacular, con acantilados verticales hasta el agua y unos fondos increíbles.

Además, una de las ventajas que hay aquí es que se puede acampar sin problemas, de forma libre. Siempre que no sea un terreno privado (si dan permiso ya no pasa nada) Así, poder montar las tiendas pegadas al agua, ir a pescar, descansar y levantarse al día siguiente pegado al agua la verdad es que no tiene precio.

El problema, encontrar buen tiempo para hacer esto. Pero hemos tenido suerte y al final en un verano horrible nos ha dado un respiro. Así que allá fuimos.

Una vez montado el “campamento” nos equipamos y para el agua. Siempre lo comentamos, aquí es imprescindible un equipo adecuado. Traje caliente y cómodo. Y sobre todo unas aletas que nos permitan luchar con las corrientes que se encuentran por veces.

Y es que el fondo aquí es poco profundo en general, con multitud de bahías y mareas que entre la pleamar y la bajamar nos encontramos a veces con 6m de diferencia. Así que imaginando una bahía de un fondo máximo de 20-25m desaguando todo eso, nos damos cuenta de lo que puede haber.

Así, una vez vestidos, ya vamos para el agua. La entrada es cómoda, muy cómoda. Un punto aislado en el medio de las paredes verticales que nos rodean. Y allá vamos. La bajada es sencilla y echamos las boyas y ponemos la máscara. Ya nos tarda.

La zona es parecida a lo que podemos ver fuera del agua. Llana. Cae casi en picado a los 16-22m. Encontraremos alguna piedra lisa, casi sin agujero. Y todo lo demás arena. A la izqda. De la entrada hay un bajo que será lo que más juego nos dé. Desde velar en superficie hasta caídas verticales por una de sus caras. Por la otra nos ofrecerá poco fondo, canales y grietas. Perfecto para cuando más apriete la corriente.

Las primeras picadas las hacemos hacia una de sus caídas. Sin demasiado fondo, rondando los 12m, podemos ver cantidad de pequeños agujeros. Y en muchos de ellos bogavantes, aunque de pequeño tamaño. Nos llama la atención la cantidad de vida y peces pequeños. Hacemos algunas esperas por aquí pero nada de tamaño respetable.

Además, en los agujeros no hay pescado enrocado, salvo algún pinto o maragota. También congrios, pero no son piezas que busquemos.

Nos alejamos un poco más y encontramos fondo. Unas paredes realmente bonitas, por la cara de fuera del bajo. Totalmente verticales, con grietas y bolos a la caída. Este sitio se ve que es bueno. Y así lo comprobamos tras hacer algunas esperas. Entran bastantes abadejos de tamaño mediano. Aunque estamos buscando más grandes aún. Así que los dejamos pasar.

En estas zonas donde el pescado se concentra tanto no se puede pegar un tiro a la ligera, pues espantaría a los mejores sin llegar a verlos. Conviene ser cuidadoso, no hacer ruidos y dejar que el pescado se confíe.

La corriente es fuerte y complica estar a estos fondos. Así que vamos a esperar al cambio de marea en el que puede ser que remita. Decimos puede ser porque aquí hemos visto que no siempre se cumple lo que debería ser. Algunos días en el reparo no disminuye. Y otras veces, cuando debería cambiar de sentido, no lo hace. Aún tenemos que acostumbrarnos mejor a esto.

Para sortear un poco la corriente nos vamos a menos fondo. Las zonas del bajo y adyacentes. Además nos quitamos un poco el frío de encima. Las pescas a fondo, lentas, hacen que nos cale. Así empezamos a ritmo. Recuperaciones muy rápidas, apenas dos o tres ventiladas y para abajo otra vez. En fondos de 8-10m. Buscamos viseras y canales por los que haremos acechos. La intención es encontrar a los peces descansando, a cubierto de otros depredadores.

Y es que por aquí son muy habituales las focas y sobre todo diferentes tipos de tiburones. Sin problemas para los pescasubs, pero los peces deben buscar refugio muchas veces.

Y en las zonas donde hay buenas grietas y bolos se va viendo pescado. No demasiado grande, pero sí son piezas de entre dos y tres kilos de peso. La cámara nos da una impresión diferente, mucho más pequeña.

Ese disparo en vertical que tan poco gusta

Además, en un punto vemos una arena que parece que merece la pena. Le echamos una ojeada y ahí están: vieiras. En ocasiones complicadas de ver, como por ejemplo aquí. Otras veces sí es sencillo localizarlas. Así que pillamos algunas para la cena. Hay que recordar que aquí está permitido capturar marisco para consumo propio.


Vamos viendo algunas piezas y capturamos alguna. Por momentos se complica al entrar agua sucia, más verde. Aquí puede pasar de agua clara a enturbiarse todo en muy poco tiempo, apenas minutos. Cuando llega alguna bolsa.

Ya debería haber remitido la corriente y apenas lo ha hecho. Así que no queda otra que pelearse un poco. Volvemos al punto de antes. Tenemos localizada la caída y unos bolos más abiertos, un poco más hondos. Así que lo intentamos otra vez.

Para mí la sensación de relajarse y hacer una picada a algo de agua, totalmente en calma, es indescriptible. Empezar a caer sin verse nada y poco a poco empezar a distinguir contornos, formas, algas, erizos y los peces. Todo ello mientras vas cayendo…

Hago unas cuantas esperas pero siguen sin aparecer los buenos. Parece que no va a ser el día. La verdad es que estoy buscando por la pieza de record aquí. Pero no hay forma.

Una nueva picada, junto una pared en la cual se amontonan grandes bolos, y aparece un abadejo bastante bueno. El fondo es espectacular, entre el tono verde del agua destacan los erizos blancos, grandísimos. Y ahí, descansando, la que será nuestra pieza. No me apuro a disparar. Hay ya algo de fondo y entre tanta roca si se dispara de cualquier forma podemos enrocar la varilla. Así que esperamos al momento en que el tiro sea limpio, que no se nos vaya a ir en medio de los bolos. Y de paso, a la cabeza o lo mejor posible. Estamos con el roller y triple hilada, con lo el pez tendrá un cierto margen para meterse entre las rocas si no apuntamos bien. Pero ahí está, un buen disparo y para arriba. Así nos aseguramos también de no espantar a otras piezas que puedan estar por la zona.

El día ya está hecho más que de sobra. Lo hemos pasado bien, con unas capturas y además las vieiras. Así que volvemos para tierra. Nuestros compañeros ya han salido antes. La corriente ha pasado factura.

En el camino hacemos alguna picada más. Una espera entre un agua verde, con poca luz. Y cuando ya nos parecía que no había nada e íbamos a ascender, aparece la mejor pieza del día. El disparo desde detrás, no nos da más opción. Y arranca disparado. Soltamos hilo del carrete y ascendemos.

Se ha enrollado en las algas, así que vamos de nuevo abajo a cogerlo con las manos. Y ya está. El mejor del día. Tendrá aproximadamente 4-4,5kg. No de record pero no está mal.

Bastante cansado por la corriente ya me retiro. Dando por concluida la jornada.

Como vemos las imágenes en el agua engañan y parecen más pequeños de lo que realmente eran.

Ahora ya solamente toca descansar y prepararse para la siguiente.

Aquí os dejamos el vídeo de la salida.

Esperamos que os haya gustado y como siempre abrimos un hilo en foro para cualquier comentario.

Como siempre podreis encontrar el mejor material en nuestros compañeros Subandcast