todopescagalicia.es

Cómo fondear para la pesca

El tema del fondeo es algo de lo que no se habla mucho, pero es muy importante. Dependiendo de la pesca que se practique, puede ser crítico, pasando de pesca a no pescar, o incluso poner en peligro la embarcación. Ya sea en pesca de superficie, donde queremos caer en un punto exacto, como en pesca submarina, que buscamos dejar la embarcación segura, fondear bien es clave.

Primeramente, debemos saber qué factores intervienen en el fondeo. Por supuesto los más obvios, el viento y la corriente, que son los que afectan al desplazamiento y la intensidad del mismo de la embarcación. Pero también son importantes la profundidad a la que fondeamos, el tipo de embarcación y tipo de fondo.

Vamos a entrar en el análisis de estos últimos factores primero, para luego meternos en profundidad en los otros.

El tipo de embarcación influye por la fuerza que ejerza sobre ella viento y corriente. Cuanta más obra muerta (lo que sobresalga de la superficie del mar y haga de vela para el viento) más le afectará el viento. A una embarcación muy plana le afectará menos el viento que a una grande, con cabina. La obra viva, o lo que es lo mismo, lo que está por debajo del agua, es la afectada por la corriente. Cuanta más tenga, más fuerza hace la corriente sobre la misma. Aquí debemos entender que la corriente ejerce aproximadamente tres veces más fuerza que el viento. Una embarcación con la misma obra viva que muerta, una corriente de un nudo sería equivalente a un viento de 3 nudos.

Así, en días de calma chicha, lo que nos afectará principalmente es la corriente. En días de viento, éste último. Dependiendo de donde vengan uno y otro, se compensarán, se sumarán… Como no vamos a entrar en su estudio, únicamente nos interesa hacia dónde nos van a llevar, y con qué intensidad.

Por lo tanto, el tipo de embarcación influye en el fondeo. Y el rizón o ancla debe ser acorde en peso. Cuanto más peso tenga, mejor agarrará. Y siempre con una cadena.

Un día de viento, una embarcación con mucha vela se verá más afectada que una plana.

Del tipo de fondo depende el agarre de la barca, y también el tipo de ancla que es más efectiva. En fondos de piedra el rezón típico, de cuatro uñas, que engancha bien en cualquier saliente de la roca o grieta. En arena o fango, los rezones que se clavan en el. Aunque estos últimos también nos servirán para roca (habrá que asegurarse de que agarre)

Pero vamos a ir al tema del fondeo en si.

Primero vemos cómo afecta el viento y la corriente. La corriente nos provoca una deriva, del rumbo que llevaríamos, nos desplazamos en la masa de agua con la corriente. Nos lleva en el sentido de la corriente. Si la corriente viene del sur, nos lleva hacia el norte. El viento nos abatirá hacia el costado contrario de donde nos alcance, si nos alcanza por babor, abatiremos a estribor. En el fondeo, la proa siempre queda orientada hacia el viento (es donde fijamos el cabo)


Cuando vamos a pescar a fondo, buscamos caer en un punto exacto. Si nos movemos un poco de él puede dar al traste con la pesca (por ejemplo en la de la faneca), o cuando queremos un cabezo o unos bolos en los que hemos localizado pescado. Para poder quedar justo encima debemos calcular cuánto nos va a abatir el viento y la corriente, y así saber el lugar para dejar caer el ancla.

Para ello, en un punto cualquiera (yo normalmente uso el mismo en el que quiero quedar fondeado) paramos el motor, cortamos la arrancada que pueda tener la embarcación (quedarnos sin inercia, parados de todo) y en este momento esperar a ver hacia dónde nos lleva. Esperamos un tiempo, controlándolo, para ver la dirección en la que vamos (el rumbo exacto) y a qué velocidad. Lo sabremos gracias al GPS/Plotter, la brújula, o por marcas de tierra.

Una vez que sabemos cómo nos va a mover la mar, nos ponemos encima del punto, y con el rumbo contrario al que fuimos derivando, nos desplazamos. Tanta distancia como necesitemos para largar suficiente cabo y quedar bien fondeados. Si tenemos cabo suficiente siempre es mejor ir por largo. Pasarnos, y luego eso lo corregimos largando más cabo (aparte así queda un fondeo más seguro) Veremos como nos va llevando hacia el punto, y cuando estemos encima hacemos firme el cabo. Es conveniente hacerlo firme un poco antes para ver que estamos agarrados al fondo, y no garreando (en el gps o por marcas de tierra)

Parece muy sencillo, pero necesita un poco de práctica para clavar las posiciones. Y de eso depende en gran medida la futura pesca.

Dependiendo del fondo deberemos largar más o menos cabo de fondeo, y el radio de borneo (lo que giramos alrededor del punto) será mayor. En la imagen se ve perfectamente cómo cuanto más fondo, más nos podemos alejar del punto deseado. Sobre todo cuando cambia el viento o la corriente.


Por eso hay que controlar constantemente la posición, ver que no hemos garreado, ni borneado por un cambio de viento o corriente (en las zonas cercanas a las rías, con las mareas, sucede a menudo) Saber las previsiones del tiempo es importante. Si dicen que va a haber un cambio de viento, tenerlo presente, sobre todo en pesca submarina, porque ese cambio podría echar la embarcación sobre las rocas o un bajo.

En ocasiones no es únicamente una cuestión de éxito en la pesca, si no que podemos encontrarnos en una situación de peligro con un mal fondeo.
Por ejemplo, cuando hay un bajo cerca, si calculamos mal el punto donde largar, puede acabar echándonos encima del bajo. O si hay un bajo cerca, echamos el rizón pasado éste y nos lleva en dirección contraria, puede quedar el cabo trabajando sobre la roca, y terminar cortándose o dañado. Son factores, junto a muchos otros, a tener en cuenta.

En la pesca submarina otro factor es la comodidad. No nos interesa ni dejar la embarcación en una zona que pueda romper (encima de un bajo) ni tampoco demasiado alejada del punto en el que queremos echarnos. Por ello calcularemos cómo fondear para dejarla situada segura, y cerca.

Como resumen, los pasos a seguir en el fondeo son:

  1. Tener claro el punto en el que deseamos quedar. Ya sea con marcas de tierra o GPS
  2. ponernos sobre él (u otro que tengamos controlado) y ver dirección e intensidad con la que nos desplaza
  3. Calcular una paralela, en dirección contraria (el rumbo contrario al que nos desplazamos) y avanzar, lo necesario, para poder tirar el ancla y una vez largado el cabo poder quedar encima del punto en cuestión
  4. Controlar que no garreemos (el fondeo no agarra y se arrastra por el fondo) ni borneemos (cambios de viento y corriente)

Otro factor a tener en cuenta, sobre todo con mucho fondo, es levantar el ancla. Vimos que cuanto más pesada mejor agarrará, junto con la cadena. Pero subir ésta desde 50m o incluso de 100m o más (dependiendo de la pesca) puede ser agotador. Si se dispone de maquinaria para elevarla no importa. Si no, se puede utilizar este método, que detallan el video que se muestra a continuación:

Es también importante orincar el fondeo. Es decir, fijarlo seguro por detrás, y en el punto que queda orientado hacia nosotros, fijarlo con una brida o un pequeño cabo. Así, en caso de quedar enganchado en el fondo, que rompa esta brida y el cabo tirará del ancla al revés, desenrocándose. Otra forma es con una boya y un cabo más fino, atado a la parte posterior de la misma. Podremos elevarla tirando de ella.

Ir a la barra de herramientas