todopescagalicia.es

Compensar en la pesca submarina

COMPENSAR EN LA PESCA SUBMARINA Y APNEA

Cuando empezamos en la pesca submarina, apnea o simplemente en nuestras primeras picadas, surge la necesidad de compensar. Alguna gente no lo sabe y fuerza los oídos, sintiendo dolor. Otros no saben realmente lo que es, ni cómo hacerlo correctamente.

En este pequeño artículo vamos a intentar explicar de una forma sencilla lo que significa compensar. En qué consiste y cómo hacerlo de una forma adecuada.

Lo haremos con un par de dibujos, muy sencillos y que solo pretenden ser un esquema, para ver el funcionamiento grosso modo. Las comunicaciones entre oído externo, oído medio, senos y nariz.

Para ello debemos entender lo que es cada parte:

Oído externo: como bien dice su nombre, la parte que va desde el exterior (oreja) hasta el tímpano. El cual separa el oído externo del medio. Y es el que sufre con los cambios de presión y por el que necesitamos compensar. Lo veremos más adelante.

Oído medio: la parte que está a partir del oído externo. Será en el que insuflaremos aire al compensar, para así equilibrar la presión externa y la interna y que el tímpano no sufra.

Trompas: el canal que comunica los senos nasales con el oído medio.

Senos nasales: cavidades huecas que tenemos. Al insuflar el aire desde la nariz pasará por aquí en su recorrido hacia el oído medio. Se crea la mucosidad, y es dónde tendremos problemas para compensar cuando estamos acatarrados.

No vamos a entrar en demasiado detalle, pues simplemente pretende ser un resumen para entender mejor lo que ocurre.

Cuando empezamos a sumergirnos, la presión externa aumenta. En los primeros 10m se duplica (de 1 a 2 atm) Esto produce que el tímpano se deforme por efecto de esa presión, doblándose hacia el interior y provocando dolor. Y en el peor de los casos, una rotura.

Compensar consiste en insuflar aire desde los senos, pasando por trompas de Eustaquio hasta el oído medio. Así aumentamos la presión en el oído medio, igualándola a la externa, y el tímpano no sufrirá deformación (misma presión externa que interna)

Como vemos es sencillo. Y su nombre es compensar, no descompensar, descomprimir ni cosas por el estilo.

Necesitamos compensar más veces al principio de la inmersión, pues la presión varía de forma más rápida en estos primeros metros. Cuanto más a fondo, compensaremos con menos frecuencia. Y es muy importante hacerlo de forma constante, desde el primer metro prácticamente. Y nunca a golpes ni esperar a que sintamos dolor. Hay que pensar que el tímpano se estará deformando y por eso notamos las molstias. Si forzamos muchas veces podremos perder algo de audición. Además, al esperar, necesitamos compensar “más fuerte”, el aire entrará al oído medio con más fuerza y su paso por las trompas y otros conductos estrechos podrá producir inflamaciones. Esto hace que con el paso del tiempo, a medida que compensamos una y otra vez, forzando, se inflamen cada vez más, llegando a cerrarse totalmente (o casi) impidiendo seguir pescando. Muy típico cuando llevamos dos o tres horas y cada vez nos cuesta más. Incluso tamponándose de todo) Así vemos lo importante que es hacerlo correctamente, sin forzar, desde un primer momento.

La maniobra para compensar será la conocida de Valsalva. Pinzando la nariz y soplando por ella. El aire al no poder salir por ahí, pasa a los senos y de ahí al oído medio. Hay otras formas, hablaremos en otro artículo sobre ellas. Pero no todo el mundo podrá (depende del físico de cada uno)

Al ascender, sucede lo contrario. Estamos a más presión, así que al ascender y disminuir ésta, la presión interior en el oído medio será superior a la exterior, y doblará el tímpano hacia el exterior. Esto se compensa de forma automática, saliendo el aire por las trompas, en un recorrido inverso al que hizo antes. Así se volverá a compensar. Por ello, NUNCA se debe hacer la maniobra de “compensar” cuando se asciende (insuflar aire) pues lo que haremos será lo contrario a lo que se debe.

En ocasiones, cuando las trompas están ya inflamadas, hay mucosidad… se puede complicar el volver el aire, creándose una presión mayor en el oído medio. Produce dolor, y al seguir ascendiendo un plop y normalmente un pitido, del aire al pasar con fuerza.

Si tenemos problemas para compensar, o cuando ascendemos, debemos parar de pescar. Si forzamos al compensar, podremos incluso meter moco hacia adentro, o provocar alguna lesión o barotraumas. Lo mismo al ascender, que en el peor de los casos, podría acabar con pérdida de oído o mareos (lo que llevaría a una situación peligrosa, pudiendo perder el sentido del equilibrio)

No es una broma este tema. Y forzar o hacer mal las cosas puede ocasionarnos lesiones, pérdida de oído (incluso total, con acúfenos, que son pitidos, el resto de nuestra vida) tener que dejar la pesca submarina, operaciones… Así que prestemos mucha atención.

Compensar puede complicarse en algunos momentos. Con resfriados, sinusitis, alérgias… cuando tenemos moco en los senos. Lo podemos ver en este otro artículo: Sinusitis y resfriados.

Este artículo solo pretende esquematizar el mecanismo de la compensación. Dando una idea básica de lo que ocurre.

Cualquier comentario o duda abrimos este hilo en el foro o aquí en la sección de comentarios.

Ir a la barra de herramientas