CONSEJOS BÁSICOS PARA EL SPINNING

0

CONSEJOS PARA INICIARSE EN EL SPINNING. EVITAR LAS PELUCAS O LÍOS, LANZAR MEJOR, CUÁNDO CERRAR EL PICKUP… UNA SERIE DE CONSEJOS BÁSICOS QUE NOS HARÁN AHORRARNOS PROBLEMAS.

Es habitual que al empezar en el spinning lleguemos a desesperarnos algunas veces por cuestiones como las “pelucas”, esos líos del hilo tan molestos. Que se nos rompa el hilo en el lance, incluso cosas más serias como arrancar la anilla de punta de la caña o dañarla o forzar los carretes. En este pequeño artículo vamos a ver como minimizar estos problemas o eliminarlos totalmente, algo que, por ejemplo en el caso de las pelucas, nos hará ahorrarnos mucho dinero (el hilo trenzado no es barato) y disfrutar más de las jornadas de pesca.

EMPEZANDO A LANZAR. ANILLA DE PUNTA, GIRATORIOS Y NO PERDER EL SEÑUELO.

Bien, tenemos nuestro equipo montado, perfecto para empezar a lanzar. Y ahí vamos. Primer lance, notamos un tirón seco nada más terminar el movimiento y después pueden pasar varias cosas: habernos quedado sin anilla de punta. Haber roto la puntera,, que el material de la anilla esté dañado y tengamos que cambiarla…

¿Esto por qué ha sido? Pues por meter el giratorio dentro de la anilla al lanzar. Esto sucede al dejar el terminal de fluorocarbono muy largo, o haber recogido demasiado. La solución, pues muy sencilla. Cuando hagamos el aparejo, debemos medir bien la distancia para que no quede demasiado largo. Y antes de hacer el lance, dejar la longitud necesaria, no recoger de más.

Hay alguna solución por si no queremos estar pendientes de esto (aunque en mi opinión, es mejor controlarlo y no andar con remiendos) Una de ellas es usar un giratorio de mayor tamaño, que no pase por la anilla. Otra solución es poner una bolita plástica (una perlita) en el hilo trenzado. Esa bolita, de mayor diámetro que la anilla de punta, no permitirá que pase el giratorio. Aunque en nuestro caso preferimos giratorios pequeños y nada de artilugios colgando por la línea (pensamos que trabaja mejor, se ve menos y produce menos líos)

Como vemos, algo sencillo de evitar y que nos puede fastidiar el día de pesca y la caña.

Otro accidente típico es el ir a lanzar, terminar el movimiento, con fuerza y… plas!! El señuelo se va volando, o da la vuelta y vuelve hacia nosotros. Nos hemos olvidado de levantar el PickUp. Atentos a esto. Con el tiempo se convierte en algo mecánico, pero al principio… Y no hace ninguna gracia que se nos vaya volando el señuelo, máxime si es un pez artificial de 20 o 30 euros.

LAS PELUCAS

Pocas cosas hay tan molestas, que nos puedan cabrear más, que una peluca. Vamos a lanzar y nada, se ha formado el cristo padre. Una madeja del trenzado de muchos euros, que ya vemos que va a ser imposible de desliar. Máxime si ha coincidido con el mejor momento, esa entrada de lubinas en la que hay actividad, nos pican las gordas… Dan ganas de tirarse de los pelos.

 En la formación de estos líos influyen varios factores. Vamos a verlos uno a uno.

Calidad de la línea: Sin duda unas son más propensas que otras a formar estas pelucas. Por supuesto hablando de trenzados. Los que no son completamente redondos tienden a liarse más. El motivo, como veremos después, unas vueltas se clavan más que otras, pasando por debajo. Así, en un hilo algo plano, será más sencillo que una vuelta que nos ha quedado por debajo saque antes otras y se nos forme lo que no queremos.

También las diferentes hebras. Generalmente cuantas más hebras, mejor. De 6, de 8… Nuestra experiencia es que nos dan menos problemas.

La rigidez, los hilos menos rígidos también nos han dado mejores resultados.

Aunque sin duda, este es uno de los factores que menos influyen, comparado con otros que vamos a ver, sí que nos ayudará. Así, una línea que en un principio nos ha salido más barata, con el tiempo puede acabar siendo muchísimo más cara, al perder hilo poco a poco por tener que cortarlo. A mayores de fastidiarnos días o momentos de pesca.

Carrete: aunque la mayoría de los carretes modernos de spinning son compatibles con trenzado, antes no era así. Ocurre porque un carrete no debe recoger todo el tiempo en vueltas paralelas una a otra, lo que hace que se puedan “clavar” unas bajo las otras. Ahora tienen un sistema que le hace “oscilar” de forma que unas montan un poco sobre otras evitando esto. Aunque no será lo habitual con un carrete moderno y de gama media-alta, si que podría ser un problema si hemos buscado algo barato y no nos va bien.

Recogiendo: Este es el momento más importante y por el que se forman la gran mayoría de las pelucas. Recoger. Y es que sobre el lance no hay mucho misterio, podremos llegar más o menos lejos, más o menos preciso, pero si tenemos levantado el pickup, no habrá mayores problemas. Éstos pueden venir por si no lo hacemos bien ya desde un poco antes de que el señuelo toque agua.

Algo que debemos evitar es esperar a que el señuelo toque el agua para bajar el pickup. Es decir, para empezar a recoger. En lances largos se forma una parábola, lo que hace que una vez que el cebo toque el agua, si empezamos a recoger en ese momento, habrá unos cuantos metros que entrarán al carrete flojos. Este hilo flojo en el siguiente lance puede salir todo de golpe, arrastrado por las vueltas más tensas que se pusieron sobre él, clavándose en ocasiones. Así se formará la peluca. Para evitarlo debemos cerrar el carrete justo un momento antes de que llegue al agua. Recomendamos hacerlo de forma manual, bajando el pickup con la mano. Así, esos últimos metros del señuelo tensarán el hilo justo antes de tocar agua. Lo dejamos profundizar, ya con el hilo tenso y empezamos a recoger. La línea estará tensa desde el primer momento.

Como vemos, algo muy sencillo, que tras unas pocas pruebas conseguiremos hacerlo justo en el momento necesario. El único problema, si cerramos demasiado pronto, es un pequeño tirón en la puntera, nada importante porque el lance ya está casi sin fuerza. Si hemos tardado mucho, es recomendable agarrar el hilo con la mano (sujetando la caña más arriba) y dar las primeras vueltas con él tenso, para evitar el lío en el siguiente lance.

El viento puede hacer más exagerado esto. Si es fuerte el seno que se forma en la línea es mayor. La única precaución es como antes, empezar a recoger con el hilo tenso. Para ello lo pararemos un poco antes.

Recogida de los vinilos. Es mucho más sencillo tener pelucas si estamos haciendo una recogida en dientes de sierra. En ella, cuando el vinilo profundiza en cada parada, esas vueltas no van tan tensas como las siguientes cuando el cebo trabaja. Y más si clavamos alguna pieza. Para ello es conveniente que cada pocos lances hagamos uno con una recogida lineal, con el hilo más tenso, para evitar problemas mayores.

EL FRENO

Algo a lo que a veces no se le presta demasiada atención, pero importantísimo. Debemos tenerlo siempre bien regulado. Lo suficientemente apretado para poder controlar una lubina, que tenga resistencia, pero que no fuerce demasiado y suelte línea solo si hace falta. Por supuesto debemos tenerlo primero regulado para una gran pieza, para evitar partir el hilo. Pero si clavamos una más pequeña, aflojaremos algo para no poder tirar a lo bestia y que nos desgarre. Es importante aprender a jugar con él.

Pero de inicio, siempre, que tirando de la línea, sin forzar excesivamente la caña, suelte hilo

EL CARRETE

Debemos tener claro que un carrete no está hecho para remolcar las piezas. No es una herramienta para cobrar un pez simplemente girando la manivela. Lo estaríamos forzando y no tendríamos control.

El “remolque” del pez, la máxima fuerza, la hacemos con la caña, tirando de ella, que siempre esté doblada y con la línea en tensión, cuando llega a una posición vertical pero sin perder la tensión ni la curva de la caña, cobramos el hilo con el carrete, recogiendo y bajando la caña para nuevamente levantarla, acercando cada vez más la pieza. Desde luego si es pequeña no importará, pero es recomendable aprender a hacerlo para las buenas.

Y la caña siempre doblada, con el hilo tenso. Así, al estar el freno bien regulado, nunca nos partirá el hilo y será más difícil desgarrar. Hacemos la fuerza con la caña y en caso de exceso de tensión, el freno actúa y suelta el hilo necesario. Con esta lucha cansaremos al pez y podremos ir acercándolo.

Ojo, porque en situaciones de hilos muy resistentes, carretes potentes… si no tenemos bien regulado el freno y tiramos a lo bestia podríamos partir la caña

ENGANCHADO EN EL FONDO

Siempre pasa, el vinilo o el pez se nos ha enganchado en el fondo. Esto viene como continuación de lo anterior. NO tiraremos con la caña. Y mucho menos en plan poseso como se ve a alguna gente. Intentaremos unos tironcitos a ver si suelta. Si no hay suerte y hay algo de mar, dejaremos el hilo un poco flojo para el oleaje lo suelte (cosa que ocurre muchas veces, sobre todo con los vinilos) Y en peor de los casos, cuando no hay forma de soltarlo tiraremos del hilo. Hay dos formas de hacerlo. Una es directamente con la caña, la ponemos horizontal, apuntando con ella hacia donde está el enganche, agarraremos la bobina del carrete con la mano para que no gire por efecto del freno y tiraremos. Así partirá el hilo o soltará el señuelo. Lo malo de esto es que estamos clavando el hilo sobre si mismo en las primeras vueltas, forzándolo. El otro método es agarrar el hilo directamente con la mano y tirar. Mucho ojo porque los hilos trenzados de alta resistencia nos cortarán como cuchillas, más aún con las manos mojadas y la piel blanda. Si lo hacemos, debemos tener un paño para agarrarlo con ello y que no nos corte.

REVISAR EL HILO

Los roces con las piedras, algunas piezas si tragaron mucho con los dientes… hay muchos factores que van dañando el terminal. Debemos revisarlo y a cualquier daño, cambiarlo. Será por ahí por donde parta y podríamos perder una buena pieza.

NUDOS

El nudo es el punto débil de todo el conjunto. Un hilo aguanta mucho, pero puede perder más de un 90% de resistencia por un nudo mal hecho (o si se forma un nudo de sangre sin querer en la línea) y con nudos que no son los idóneos se pierde incluso más del 50%. Recomendamos aprender a hacer los nudos. Podeis echarle una ojeada al artículo que subimos sobre esto, con algunos sencillos y que dan muy buen resultado.

Y hasta aquí los errores típicos y consejos para empezar en el spinning. Si se os ocurre alguno más que añadir, o teneis cualquier otro problema, podeis comentarlo aquí o en el foro, para lo que abrimos un hilo.