todopescagalicia.es

MONTAJE DE TRICÓPTERO DE RIÑONADA

MONTAJE DE TRICÓPTERO DE RIÑONADA Y CUERPO EN PALMER

Para inaugurar esta sección de montaje de moscas, vamos a empezar con una mosca muy efectiva. Su cuerpo en palmer y dubbing le proporciona una estupenda flotación, siendo una gran opción para pescar en tandem con ninfa.

Es una mosca clásica, con un montaje relativamente sencillo, en el que prima la calidad de los materiales.

Válida para cuando hay movimiento de cebadas a tricópteros así como para pescar al agua, como atractora. Tiene también la ventaja de que, al poseer tanto pelo, en zonas con mucha vegetación, si la posada no es precisa y cae encima de hierbas o ramitas, moviéndola léntamente podremos hacerla caer al agua en muchas ocasiones sin que se clave.

No es un montaje específico y ofrece muchísimas variantes, tanto en tamaño como en colores. La que aparece en la ficha la haremos con un hackle rojo, cuerpo marrón, tejadillo flor de escoba y palmer rojo (igual que el hackle) Aunque podemos variar los colores a nuestro gusto. Hackles rojo, dun, negro, miel… Dependiendo que mosca querramos imitar, días de pesca…

El tamaño lo mismo, podemos variarlo. Normalmente me muevo entre anzuelos del 14 o 16. Podemos bajarlo hasta un 18 o más grandes hasta un 12. Eso ya son gustos personales.

Sobre esta base, podemos hacer mil variantes, a gusto de cada pescador.

Lo primero es fijar el anzuelo, en este caso un Tiemco 100 en tamaño 16, con el hilo de montaje. Elegimos el negro.

Hacemos una pequeña base, de una vuelta únicamente, para que la pluma que fijaremos no resbale y quede bien. Entonces fijamos la pluma, de un tamaño acorde al palmer que vamos a montar (siempre más pequeña que la del hackle), y con ella el dubbing para el cuerpo. En este caso color marrón. Me gusta mucho para este montaje el de color naranja también.

Una vez montado el dubbing, haremos el palmer por encima. No es necesario ponerlo muy espeso, con unas vueltas llegará para proporcionarle la suficiente flotabilidad. Una vez puesto le recortamos la parte superior para que no interfiera con el tejadillo. No le daremos muchas vueltas para fijarlo, pues aprovecharemos el momento de poner el tejadillo, así no le damos más espesor del extrictamente necesario, lo que facilitará montar el tejadillo.

Vemos en la imagen como nos queda la cabeza librep ara seguir con el tejadillo, sin vueltas de hilo ni impedimentos. Ahora montamos el tejadillo. Lo sacamos de un mazo de plumas flor de escoba. Es importante la calidad del mismo, con fibras rígidas y brillantes. Muy importante dejar una buena disposición de las mismas, no todas juntas, si no dándole forma bien. Si las dejamos apelotonadas, en el momento que se moje perderán bastante.

Vemos como hemos dejado espacio en la cabeza para el hackle, así como una forma totalmente recta, que continua del cuerpo y el tejadillo. Si apelotonamos ahí mucho hilo de montaje o pluma quedará demasiado abultada, y en consecuencia una mosca desequilibrada. De esta forma podemos montar la pluma del hackle y montarlo correctamente.

Una vez montado, cortamos el hilo de montaje, aseguramos todo con un poco de barniz o pegamento, y está la mosca terminada. Podemos verla desde abajo, la sensación de vida y brillos que dá.

En unos días subiremos el vídeo en el que se verá cómo se hace, desde el principio hasta el final, paso a paso.