Pesca de abadejos

0

ABADEJOS

Hoy tocaba probar una zona nueva. Ya me había echado una vezallí pero con muy mala visibilidad. Así que sería la primera “en condiciones”

paisaje-rocas

La previsión no era demasiado buena. Mucho viento de suroeste, por lo que es el único sitio que abriga algo. Y poca ola. A medida que avanzase el día el viento iría arreciando.

Así que fue llegar, ver cómo estaba y parece que no hay duda. Visibilidad y las condiciones buenas. Me equipo y para dentro.

La zona es de poco fondo, como casi siempre aquí. Un máximo de 16m cayendo después lentamente en arena. Aunque la complicación es la corriente. Es increíble la fuerza que llega a tener en ciertos momentos.

Aquí es donde más se nota llevar unas aletas adecuadas a ti. Imprescindible blandas y que respondan, permitiéndonos aletear mucho tiempo, sin esfuerzo, para vencer o mantenernos contra la corriente, mientras ventilamos. Esto limita muchísimo la apnea.

Poco a poco, según me alejo de la orilla, aumenta cada vez más. Un auténtico “coñazo” Encuentro una buena zona, plagada de abadejos pequeños. Es un veril con agujeros, y haciendo esperas entran contracorriente. Pero no los veo de buen tamaño, máximo de un kilo. Excepto un par de ellos algo mayores, le calculo sobre los 3kg. Apunto bien, disparo… justo cuando estaba disparando no sé cómo hice que me moví y el tiro se me fue peor de lo que esperaba. ¡Era para dejarlo seco y una cagada! Pero bueno, lo llevo a la mano, remato y ya está.

Sigo haciendo esperas, en la medida que puedo, y al final entra uno decente. Tiro y por lo menos ya hay uno.

Estamos con marea baja, muy baja. Hoy la diferencia entre pleamar y bajamar es de aproximadamente 5m y la corriente no da descanso. Así que me voy hacia la orilla.

El alga está inmensa, se hace imposible meterse por el medio, hasta que encuentro una visera. Y en ella bastante abadejo de tamaño medio, sobre los 2kg y alguna cola que parece mayor, descansando allí. Prefiero no tirarles para no fastidiar la varilla. Pero se ve muchísima vida. Hago acechos por el medio y están confiados.

Hoy es día de expedición sobre todo, así que recorro toda la distancia que puedo. Encuentro varios bajos, muy buenos. Otras caídas verticales en las que se mueve mucho pescado, pero no grandes.

Entre tanto abadejos, más abadejos, medusas y mucho pinto y maragota. Pero para la cena ya está, así que a menos que salga alguno más bueno no voy a disparar.

Eso sí, veo un buen macho de centolla que no lo dudo y se viene para completar la cena (recordar que aquí el marisco está permitido)

A la vuelta, ya con la pleamar casi a tope, vuelvo al lugar en el que había visto tanta vida. Y allí sigue. Hago unas esperas y veo uno que parece un poco más grande. Ventilo en superficie, me coloco bien en el fondo, lo llamo… y ahí entra a la espera, confiado. Estos buenos suelen ser complicados, saben Lepe, pero entró fácil. Tiro a la cabeza y queda seco. Tendrá entre 4 y 5kg, sobre todo viéndolo en las aletas, el largo. No está mal.

La pena fue que hubo un pequeño problema con la cámara, se descolocó la batería (uso una de más capacidad) y dejó de funcionar, por lo que solo pude grabar unas pocas imágenes y me perdí lo mejor.

Una vez fuera, a limpiar el pescado y para casa, que el día ha sido largo.

Cerca hay una zona bastante mejor, pero debe estar buen tiempo pues es muy expuesta. A ver si el próximo día puedo ir a ella.

Aquí os dejamos un pequeño vídeo de la jornada:

Enlace al foro para cualquier comentario: