todopescagalicia.es

EL LASTRE O PLOMO EN LA PESCASUB

El lastre en la pesca submarina es un elemento muy importante. Comúnmente conocido como los plomos, en ocasiones se limita a un cinturón con peso. Pero debe ir mucho más allá. El lastre es muy importante, tanto por la técnica de pesca, como en la seguridad o en el rendimiento. Vamos a verlo un poco más en detalle.

Lo primero que debemos tener en cuenta es cuál es el lastre adecuado. Y no hay una única respuesta, se debe mirar qué pesca vamos a hacer. Fondo, traje y gustos personales intervienen en esta decisión.

Para empezar, un lastre todoterreno debe ser aquel que en superficie, sin aletear, nos mantengamos flotando con el agua a la altura de la nariz, un poco por debajo. Si flotamos más iremos poco lastrados, y si nos hundimos más iremos sobre lastrados. El lastre depende de factores como el traje (espesor y tipo de neopreno) y también de cada persona. Con un mismo traje y mismo peso dos personas no tienen por qué necesitar el mismo lastre. Hay que probar cada uno. En muchos casos puede haber tres o cuatro quilos de diferencia. Interviene grasa corporal, capacidad pulmonar, constitución…


Sobre todo cuando se empieza, es preferible ir poco lastrados por temas de seguridad. Es mucho más cómodo y seguro ascender rápido por defecto de plomo, que no pasarse en una picada y nos cueste mucho ascender. Sobre todo cuando no se tiene experiencia, que el factor de agobio aún complica más el ascenso. A medida que se tiene más experiencia, se ajusta mejor el lastre.

En algunas pescas muy específicas, como por ejemplo a la espuma en muy poco fondo, se puede ir sobrelastrado, para aguantar los golpes de mar mejor, y placarse bien al fondo. Pero únicamente cuando las picadas son a muy poco fondo, y se tiene ya experiencia.

En pesca submarina y apnea siempre se usará un cinturón elástico. Eso ayuda a ajustar el cinto mejor al cuerpo, y que no se nos mueva y pueda caer al estar en vertical, ya sea hacia los pies, o hacia el pecho. Puede ser tipo marsellés o con hebilla ajustable. Pero siempre con una goma elástica. Además es muy importante la posición en la que se lleva. Es habitual en gente que empieza poner el cinturón en la cintura, ajustado. Eso nos complicará mucho ventilar, y limitará poder realizar una respiración abdominal adecuada. El tema de la ventilación lo trataremos en otro artículo con más detalle. El cinturón entonces debe ir en la cadera, ajustado para que no se mueva. Y mejor con una tira que pasaremos entre las piernas para evitar que se nos suba a la cintura cuando bajemos en vertical. Mejoraremos la apnea considerablemente.

También tenemos la posibilidad de repartir el lastre entre cinturón y un chaleco o un baudrier. Sobre todo cuando necesitamos bastante plomo, ayudará a que no se carguen tanto las lumbares y podamos acabar con problemas de espalda en jornadas largas. O para quien tenga ya problemas. Un chaleco con cuatro quilos hará más ligero el cinturón. Aunque debemos tener en cuenta que la posición de pesca varía, bajándonos más la parte superior (hombros y cabeza) Ayuda en las esperas por ejemplo, y nos mantiene más horizontales en el fondo. Pero en superficie nos baja más la cabeza, y las primeras jornadas es posible que nos cargue un poco más en ésta zona.

Se pueden usar también tobilleras lastradas, aunque eso solo lo recomiendo en pescas a la espera, muy específicas, y con poco desplazamiento nadando, pues nos cargarán más las piernas al llevar un peso extra.

Para empezar,  o cuando cambiemos de traje, siempre nos echaremos al agua con menos lastre, e iremos subiendo hasta estar cómodos. Lo podemos hacer llevando un par de pastillas en la boya. A medida que el traje se va gastando, su flotabilidad será menor.

Cuando pescamos hondo, debemos llevar menos lastre. Para así en el fondo mantenernos más neutros, y sobre todo que el ascenso sea cómodo y seguro. Es mejor forzar algo más bajando que no empezar a subir y ver que no somos capaces o nos cuesta mucho. Para esto también se puede usar un péndulo o un lastre variable (por ejemplo un lastre de la boya alto, y dejarlo abajo) El tema del péndulo lo trataremos más adelante.

Lo que debemos tener claro es que el lastre debe ser el adecuado, y si no siempre pecar por defecto, ir con menos, ya que lo importante es ascender. Y en caso de apuro no pensárselo y SOLTAR el lastre. Para ello los cintos siempre serán con un zafado rápido, y si llevamos una tira para sujetarlos entre las piernas, que se suelte a la vez que el cinto. Sin el cinto ascenderemos rápido y sin esfuerzo. Mejor perder un cinturón que no quedar en el fondo o sufrir un síncope.

NO OS PERDAIS ESTE OTRO ARTÍCULO EN EL QUE SE EXPLICA CON MÁS DETALLE LOS CONCEPTOS DE FLOTABILIDAD Y CORRECTO LASTRADO

Ir a la barra de herramientas